Galixfera.com el portal gallego de información y servicios

Recuperar la política, recuperar la democracia

Etiquetado en : Política , Corrupción
Publicado: 26-07-2013
|

Estamos asistiendo asombrados a los avatares mediáticos del “caso Bárcenas”, después de la tan traída, y supuestamente relacionada, “trama Gürtel”, de las fotos del presidente Feijóo con un narcotraficante reconocido, del “caso Nóos”,… Todos ellos son episodios que, y lógicamente, elevan la indignación social hasta cuotas nunca conocidas.

Estos, y otros, graves escándalos de corrupción son repenicados interesadamente con el propósito de identificar política con corrupción, cuando habían debido ser objeto de condena política, social y penitenciaria con nombres apellidos. De esta manera se genera una concepción fundamentada en un relato cuidadosamente elaborado que parte de la consideración de la mala gestión de los recursos públicos y de la corrupción política como la causa de la actual crisis económica. Un relato que pretende establecer un paralelismo “irrefutable” de la política con la corrupción. Se construye de este modo una identificación que no es gratuita, pues, y recurriendo al simplón comodín “todos son iguales”, pretende, por una parte, ocultar las verdaderas causas de la crisis y salvar a sus responsables y, por otra, alimentar el descrédito de los partidos, con el propósito de camuflar las alternativas, de ocultar y condenar el pluralismo político e ideológico existente y, en definitiva, de atacar la democracia.

La corrupción es un problema político y no sólo ético, que destruye la democracia y que tiene su caldo de cultivo en un modelo socioeconómico voraz y, particularmente, en el proceso de privatización de los servicios públicos impulsados por los bien adiestrados defensores de las políticas neoliberales, por el pensamiento único que se inocula de manera interesada por doquier como contrapunto a un supuesto “caos” o “desorden”. Todo esto se convierte en un medio para un fin: poner en el mercado los servicios públicos, desmantelar las administración públicas y destruir los derechos sociales y civiles conquistados por la mayoría social.
En definitiva, es imprescindible tener muy en cuenta que es lo que causó esta honda crisis económica y social, para tener claro que la única vía posible es la recuperación de la política en toda su plenitud, acorralando el pensamiento único y el relato que lo alimenta, para desterrar la corrupción, e imponerle límites a un sistema que porta las condiciones para reproducirla y extendela; pues sólo así se podrá hablar con propiedad de democracia, y la substancia de la democracia es siempre responsabilidad social y transparencia, es decir, política con mayúsculas.
Manuel Anxo Fernández Baz
Manuel Anxo Fernández Baz
Ribeira, 1975. Licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad de Santiago de Compostela en la que también realizó los cursos de doctorado. ES autor de diversas publicaciones sobre el nacionalismo gallego entre las que destaca el libro A formación del nacionalismo gallego contemporáneo (1963-1984).