Galixfera.com el portal gallego de información y servicios

La UTILIDAD (¿PÚBLICA?) DEL ORO

Etiquetado en : Política , Ecología , Minería
Publicado: 25-11-2013
|

Oro. A estas alturas creo que toda la población de Galicia conoce el proyecto minero de Corcoesto. Pero Corcoesto no es la única localidad gallega que ve su territorio amenazado por la codicia del oro. La misma empresa que tiene los ojos puestos sobre Corcoesto, habla en su página web del “Proyecto aurífero Malpica-Tui”, y por si eso fuera poco, están además los permisos solicitados en otros sitios como A Fonsagrada o Tomiño.

Tanto desde las empresas que pretenden llevar adelante este tipo de explotaciones como desde la propia Administración, se habla de la importancia de estos proyectos por su “utilidad pública”.

Pero...¿tiene realmente el oro que se quiere extraer en nuestro país esa utilidad pública? ¿Es su obtención clave para nuestro desarrollo?

Desde los sectores favorables a este tipo de minería se alega que el oro es un metal imprescindible para nuestra industria tecnológica: el oro se emplea en la fabricación tanto de elementos de uso cotidiano (teléfonos móviles, televisores, ordenadores), como de otros elementos tecnológicos (telescopios, industria aeroespacial, satélites...).
Para hacernos una idea de como es el oro de estratégico, podemos ver los usos del oro extraído a nivel mundial. Segundo el World Gold Council, en el año 2011 el oro disponible en el mundo se empleó para los siguientes usos:

<img src="http://www.galixfera.com/imgs-opinion/utilidade-publica-ouro.png" alt="" />

• Joyería: 48,26%
• Lingotes y monedas: 40,35%
• Usos tecnológicos: 11,39%

Como vemos, sólo un pequeño porcentaje del oro extraído va a parar a usos tecnológicos, siendo su principal destino la especulación. ¿Es la especulación una utilidad pública?
Además, si el oro que permanece actualmente “durmiendo” en las cajas fuertes de los bancos de todo el mundo (unas 30.000 toneladas) se empleara para usos tecnológicos (la demanda es de unas 300 toneladas anuales), tendríamos oro bastante para los próximos 100 años. Eso sin tener en cuenta su potencial de reciclado: el oro es perfectamente recuperable, y tiene una eficiencia de reciclado de un 99%

Claro que, diréis vosotros, ese oro que está en los bancos tiene dueño. Pues sí. Pero también tienen dueño las tierras que quieren expropiar para extraer el oro que, en cantidades microscópicas, está bajo ellas. Tienen dueño las casas que están situadas alrededor, y cuyos habitantes se verían abocados a abandonarlas y buscar otro lugar donde vivir, o condenados a vivir en un sitio insalubre. Tienen dueño las explotaciones agrícolas y ganaderas que se verían gravemente afectadas por esa minaría.

¿Por qué se pueden expropiar las propiedades de muchas personas, herir la tierra para extraer el oro que hay bajo ella, herir a las sociedades en las que se encuentran esos territorios, provocando en ellas boquetes tanto o más grabes que las heridas ambientales, para obtener un oro que es “de utilidad pública”; y sin embargo no se puede expropiar el oro de los bancos a sus dueños?

¿Por qué, si en los dos casos estamos hablando de propiedad personal, se da desde nuestra Administración más importancia a una propiedad que a otra? ¿Por qué habría de parecernos más lógico que se expropie la tierra de una persona que que se expropie el oro (ya “limpio”, sin riesgos para lo ambiente ni la salud humana) que otra tiene en el banco?
Nela Abella
Nela Abella
Corme (Ponteceso) en el 1959. Maestra de primaria. Desde hace varios años es activista de la asociación ecologista gallega Verdegaia, de la que es representante en la Plataforma por la defensa de Corcoesto y Bergantiños, y en la red ContraMINAcción.