Galixfera.com el portal gallego de información y servicios

Politólog@s

Etiquetado en : Política
Publicado: 15-10-2013
|

Todos los domingos, nos reunimos tres amigas a tomar un café (o lo que se preste) y nuestras conversaciones derivan hacia muchos lados. Entre otros, nuestra carrera profesional. Nos conocimos en la facultad de Ciencias Políticas en Santiago de Compostela y, desde entonces, mantenemos la costumbre de reelaborar hipotéticamente el mundo. Nuevos sistemas políticos, nuevas administración públicas, nuevos servicios públicos.
Pues, estas tres soñadoras se preguntaron (y se preguntan) cómo, con tantas ideas en la cabeza y siendo tan polivalentes, continúan paradas. Ah, claro, que no saben muy bien a que se dedica una politóloga (mis disculpas a quien ya lo sepa). Quien se licencia o gradúa en Ciencias Políticas, ha adquirido conocimientos en sistema político a distintos niveles, Administración Pública, organización interna, marketing político, recursos humanos, relaciones internacionales y un largo etcétera. Creo que se pueden hacer una imagen aproximada de todo lo que podemos desempeñar.
Por casualidades da vida, unas de mis amigas conoció a una mujer polaca, que montaba lámparas de ámbar. Y hablando con ella, descubrió que su hija también era politóloga. Y que trabaja en una multinacional farmacéutica, como asesora. No les transcribiré el salario: les resultaría obsceno.
La consideración de los politólogos en el norte de Europa, en Estados Unidos y en América Latina es completamente distinta. En realidad, casi podría asegurarles que es distinta en cualquier sitio fuera de las fronteras de este Estado. Para la mujer polaca que les acabo de presentar, su hija tiene un prestigio social comparable al de los médicos en España. Para ella, su labor es esencial para la sociedad: son los guardianes del buen funcionamiento político de su país. Pero va más allá, las y los politólogos son profesionales cotizados por las grandes empresas. Una carrera difícil de estudiar, que sólo los mejores terminan. Personas con una visión global del mundo en el que viven.
Supongo que pensarán de qué se quejan estas politólogas de cafés de domingo. Pues de falta de reconocimiento. No social, sino de simple reconocimiento. La que les escribe, se encontró en alguna ocasión frente a personal de recursos humanos u orientadores laborales que desconocían nuestras competencias. Incluso, que me diesen algún consejo totalmente desencaminado, más propio de un enemigo que de un asesor. O con gente que nos confunde con podólogos, creadores de politonos para los móviles o cosas similares.
Algo falla en esta sociedad cando sólo los demás ven nuestro potencial. Y esto, por desgracia, no sólo ocurre para nuestra profesión. Muchos jóvenes se sienten igual respecto a sus estudios y la crisis non ayuda. ¿Será hacer la maleta la única salida?
Si tú también has pasado por algo similar y quieres compartir tu experiencia, envía un correo electrónico a candepalleiro@live.com. Nos gustaría saber que no estamos solas.
Vanesa Noya Quintela
Vanesa Noya Quintela
Santiago de Compostela Compostela 1987. Licenciada en Ciencias Políticas e da Administración, pola USC. Voluntaria na Asociación Mixta Teenses pola Igualdade. Co-autora do estudo “Mulleres e participación local. Analise das eleccións 2007-2011”.